domingo, noviembre 14, 2004

TE TENGO BAJO LA PIEL (O EL CHIP PRODIGIOSO)

La canción de Sinatra se vuelve esperanza y amenaza: EEUU aprueba los implantes de chips con historial médico. Un chip informático que se implanta debajo de la piel y sirve para que los médicos puedan acceder rápidamente a la historia clínica de un paciente obtuvo el miércoles pasado la aprobación de las autoridades reguladoras estadounidenses, según Reuters. El VeriChip, vendido por la empresa Applied Digital Solutions, se coloca en la parte superior del brazo en un proceso quirúrgico sin dolor que sólo dura minutos, según la compañía.
Es demasiada coincidencia con la película de ayer en la tele (Enemigo Público)leer esta noticia, y en seguida sale el enfoque pesimista que mucha gente ha expresado en Internet. Yo no sé si se habrán dado cuenta que el futuro ya está... ALLÍ, porque aquí ni tan solo compartimos formato de tarjeta sanitaria entre comunidades autónomas, lo que imposibilita que el historial médico de cada paciente esté registrado en la misma. Lo del chip seria dar un salto cuántico, porque ¿quien iba a sufragar los lectores de chip? ¿habria en todos los centros de Atención Continuada, incluso en aquellos en los que cuesta encontrar un kit de reanimación útil y operativo?
Que estén tranquilos los defensores de las libertades individuales ejpañolas, que queda mucho trecho...

2 comentarios:

The Man From Kazakhstan dijo...

Sobre ese tema, tres notas de actualidad:

1) Se ha estrenado en España (con varios meses de retraso) la película "El Mensajero del Miedo" (Título original "The Manchurian Candidate"), una nueva versión de una película de 1962 (con Frank Sinatra y Angela "Señoreta Fletcher" Lansbury en un gran papel de malvada). Un ex soldado intentará cambiar el destino de la nación, pero lo que en 62 se conseguía con lavado de cerebro, en el 04 se consigue con un chip.

2) el bulto sospechoso en la chaqueta de Bush. ¿era una radio que le dictaba respuestas? seguro que no, pero en estos tiempos de chip...

3) El futuro no está ALLÍ. Está AQUÏ, a menos de treinta metros de tu antiguo empleador, Kruger. Lo de implantar el chip lo han sacado ¡de irse de marcha en Barcelona al Baja Club! En http://edition.cnn.com/2004/TECH/10/05/spark.bajabeach/index.html

se describe como en ese club (marcha, tios impresionantes, tias en bikini, seguratas impresionantes,...) se implanta un chip en el brazo (radiofrecuencia) para así saber quien es VIP y quien no.

Tambien se describe como el chip es pequeño, se mueve, y es difícil de sacar (la cirugía SÍ es necesaria).

¿El avance científico lo dictaminan los impulsos básicos de los propietarios de negocios de hostelería de filtrar la gente que entra en un club? Creo que seguiré sin pisar discotecas salvo circunstancias muy excepcionales (conciertos en un 90% de los casos; Sala Arena para ver a "Las Gambas", por ejemplo)

Dr F dijo...

Profesor K, gracias por los toques erudito-festivos, pero el auténtico drama no es lo del microchip (los perros hace 15 años que llevan, pobres, y mal no les va). El problema es la falta de homogeneidad en las decisiones que nos atañen a los usuarios de una presunta Sanidad pública, lanzada a una carrera de incremento de costes sin incremento de ingresos, pero con el recurso de tirar del bolsillo del contribuyente de legislatura en legislatura. Y eso sí que pone de mal talante...