miércoles, mayo 25, 2005

¿El gran secreto de los laboratorios farmacéuticos?

Estos dias, y aprovechando la promoción del libro del que toma nombre este post, hemos tenido por Ejpaña a Phillipe Pignarre, un exdirectivo (científico) de gran laboratorio farmacéutico que parece que haya salido del lado oscuro de la Fuerza: todo tiene sus luces y sombras, así que si bien su mensaje se centra en el tercer (o cuarto) mundo, no deja de afectar la imagen que la Industria tiene en la Sociedad (las mayúsculas en ambas no son por casualidad: es uno de los sectores que más crecimiento económico experimenta anualmente, sin incrementarse el número de patologías tratadas). Por este motivo seguí (bueno, todo lo que me dejó la guardia) con especial interés el sábado noche un debate en la 2 de la tele autonómica catalana, el canal 33, donde participaban el autor de la citada obra -Dr Pignarre-, el Dr Jaume Sellarès (asistencial al que había visto por la tele autonómica alguna otra vez, y vinculado tanto al COMB como a la SCMFiC), el gran Dr Joan Ramon Laporte, azote de los laboratorios y Gran Inquisidor de las indicaciones medicamentosas patrio, el Sr Zabala, director de comunicación de la patronal Farmaindustria, y el Dr Serra i Manetes, representante oficial de los poderes públicos autonómicos en materia de medicamentos. Como era de preveer, tras unos inicios muy titubeantes, el Dr Pignarre atacó la duración del sistema de patentes farmacéuticas, que segun él solo busca mantener el 15% de rentabilidad anual para los accionistas de las empresas, y perjudica a los habitantes del tercer mundo. También se supone que no se invierte en I+D para buscar medicamentos sin mercado potencial pero con millones de afectados por las graves patologías (leishmania...), y si en proyectos de bajo riesgo (copias de medicamentos existentes) pero con alto nivel de beneficios. El de Farmaindustria (demasiado poco científico, demasiado "pofesional") replicó que este era el sentido de las empresas, y que sí se invertía. La contra vino de la mano de Laporte, que acusó a la industria de desarrollar medicaciones, no de realizar investigación (ni básica ni clínica), que es realizada por instituciones públicas. Pero según él la culpa no es de la industria (que va a lo suyo y debe existir), sino de los poderes públicos, que no defienden al ciudadano frente al intento de intoxicación medicamentosa masiva. Por su parte, el Dr Sellarès úbicó al médico como solo interesado en facilitar la mejor opción terapéutica al paciente (validada a través de la Medicina Basada en la Evidencia, las Guías de Práctica Clínica, etc.), accediendo a fuentes de información independientes de industria o entes regualdores. También introdujo un rudimentario concepto de eficiencia: a igual efecto terapéutico, éticamente el médico debe prescribir lo más económico para el sistema. Lo más interesante fué que comentó que las entidades reguladoras autorizan la comercialización de medicaciones, pero en cambio de puertas adentro presionan al médico para que no las prescriban. Evidentemente, el Dr Serra defendió que su trabajo es definir la oferta de medicamentos. De 18.000 medicamentos, 10.000 son financiados, por lo que es necesario orientar al médico para prescribir maximizando las ventajas y minimizar los riesgos. Cuestionado por el moderador acerca del motivo de prescripción de medicamentos concretos (no se habló del genérico y las diferentes -bajas- tasas de prescripción respecto otros países), el representante del estamento médico dijo que SE BASABA EN LAS GUIAS DE PRACTICA CLINICA Y LA MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA EN PRIMARIA (¿?), que no era necesario el uso de tantos medicamentos (¿¿??) y menos los novedosos (¿¿¿???), y que EL PACIENTE NO QUIERE PASTILLAS, SINO SOLUCIONES (¿¿¿¿????). El representante de Farmaindustria, defendiéndose como gato panza arriba, apeló al cumplimiento de todas las normas de Calidad en los medicamentos nuevos, y que tenian mala fama por una histórica opacidad del sector. Laporte contraatacó diciendo que el concepto de Eficacia limitada de los medicamentos había sido extendido por la industria, y que el paso que ésta buscaba era de tratamientos agudos (de dias) a crónicos (de años).
Asimismo, comentó que un CEO del sector disertó acerca de los ejes de la industria en laboratorios innovadores, a saber:
-El Desarrollo de moléculas era dirigido por expertos en el mercado, no por interés científico (por eso el tratamiento para leishmaniasis, tripanosoma, etc. no llega). El mercado se ha hecho crecer a costa de "nuevas enfermedades" (fobia social, menopausia, alopecia...) que no lo son. Ser tímido o hacerse mayor o quedarse calvo es fisíológico.
-El enfoque publicitario cada dia es más dirigido a consumidores y menos a médicos.
-Las perspectivas del mercado es de alta disposición al pago por parte del cliente (en USA hacen estudios de este tipo), y por tanto de alta posibilidad de acción y crecimiento.
Naturalmente el Sr de Farmaindustria salió con lo de que el sistema se basa en la confianza y el respeto, que si todo estuviese tan podrido como lo pintan el sistema se hubiese derrumbado, y que el paciente ante todo desea ser curado. A partir de ahí el trabajo se me llevó y no pude ver la conclusión. Mi conclusión es que el sistema en efecto es ineficiente, pero nadie va a mover un dedo porque hay demasiados intereses en juego, pero fue interesante ver el papel de los personajes: coherente pero no rigurosamente ajustado a la realidad del terreno, como corresponde a una tertulia televisiva. Por cierto, Laporte es un crack mediático: habrá que ver quién lo pone en prime time televisivo para cargar contra el sistema.

martes, mayo 24, 2005

El cancer se incrementa entre los países ricos

De acuerdo con los datos revisados del instituto británico Cancer Research UK, la Asociación para la Lucha contra el Cancer británica (sin disidencias, muy profesional: se nota que en esto de la captación de fondos nos llevan años), además de apercibirnos del cambio de dianas (¿consecuencia del cambio de hábitos sociales?)
"Las estadísticas muestran que el cáncer es una enfermedad grave sobre todo en el mundo desarrollado. Sólo un 4 por ciento de las muertes en África se deben a esta patología, mientras que en Europa representan un 19 por ciento", declaró el director médico de Cancer Research UK, John Toy. La cuestión que obvian es que probablemente sea porque lo detectamos antes, lo que por otra parte favorece el tratamiento precoz y los mejores resultados clínicos. Pero todo sea por recaudar fondos para una buena causa.
Una postadata: con motivo de la ASCO, en El País de hoy se explayan sobre la oncología y su futuro de mejoras en tratamientos y pronósticos.

lunes, mayo 23, 2005

Corporación Dermoestética a Bolsa

¿Sorprendente el anuncio? La verdad es que no. Son los líderes en volumen de negocio en un negocio creciente, aunque los expertos afirman que para las condiciones de salida está sobrevalorada. Desde mi humilde punto de vista, y dado que esto es negocio más que servicio público, me inclino a pensar que han engordado el cerdo para venderlo. Ya veremos si me quedo un trozo de paletilla, que las Navidades no están tan lejos y siempre está bien un poco de rentabilidad...

jueves, mayo 05, 2005

¿Médico = cliente o empleado de la Industria farmacéutica?

A raíz de los siempre apreciados (que no necesariamente compartidos) comentarios de nuestro amigo médico malgache (cuyo nombre no conocemos, pero nos gustaría), comento un ensayo de la web www.webcalidad.org (valiosa en cuanto a contenidos para los que nos gusta el tema de la gestión sanitaria). Su título es casi el del post, un poco como el tráiler de las pelis americanas, que ya enseñan planteamiento, nudo y desenlace en 20 segundos. Los argumentos son los que todos tenemos en mente: clava el incremento del coste del gasto farmacéutico para la Administración (teniendo en cuenta que es del año pasado), y si resulta que ni el coste de los medicamentos es más alto que en nuestro entorno (más bien al contrario, lo que favorece las exportaciones paralelas de medicamentos de los distribuidores), ni el consumo por paciente es más alto, ¿qué pasa? simplemente existe incentivo por tirar de boli y no por escuchar al paciente. El concepto "mantenimiento de una prestación social básica" es sumamente interesante, porque en realidad creo que es donde está el problema: qué es básico y qué un lujo. El medicamentazo es innecesario si se prescribe por principios activos. Problema: el farmacéutico será quien pase a tener el poder económico de decidir si uno u otro medicamento, pero al menos las políticas de precios irían a un mercado cautivo de alta rentabilidad (¿o alguien ha visto cerrar una farmacia por la crisis?), mas fácil de regular y controlar. Es ingenuo pensar que los visitadores dan información neutral (alguien les paga), tanto como pensar que todos los líderes de opinión son unos "vendidos": aunque no lo parezca, aún hay dignidad. Valentín Fuster, por ejemplo, nunca habla en una conferencia patrocinada (con muchos $$$) por un laboratorio de ningún producto o principio activo del mismo, ni directamente ni de refilón. Sobre los ensayos clínicos, demonizarlos es complicado, puesto que también deben ser visados desde el Ministerio, que decide si es de utilidad o no para autorizarlo (y os aseguro que los laboratorios sudan tinta para colar estudios insustanciales). El compromiso de Farmaindustria ha hecho pupita en el bolsillo de muchos que seleccionaban los medicamentos según los regalos (o servicios, míticas historias demasiado rocambolescas como para ser mentira). Sobre Cochrane, a mi me llega a casa una revista de parte de Novartis, y no hay (creo, por lo que voy leyendo) intervención sobre los contenidos. Y para tranquilidad de todos, el concepto que tienen los laboratorios para definir al médico es "cliente", no "empleado". Claro que hay de todo en la viña del Señor, pero hasta que no cambie el sistema, la chequera de dinero la pone la Industria en temas de formación y promoción de la salud, y el médico pone la chequera de recetas, no necesariamente a cambio. En resumen, de acuerdo con casi todo, pero con matices.

lunes, mayo 02, 2005

¿Por qué las enfermeras se van a Inglaterra?

De acuerdo con La Vanguardia del 29/4/2005, aquí el 80% de enfermeras tiene problemas dignos de la teniente O'Neal, habiendo sufrido en algún momento agresiones físicas o verbales en su trabajo por parte de pacientes o familiares de éstos, según encuestas del Sindicato de Enfermería Satse. Casi un 3% fueron agresiones físicas (atención industria farmacéutica: no estaría de más proporcionarles cursos de autodefensa), cumpliendo las estadísticas acerca de las profesiones que sufren más agresiones físicas: personal de servicios de salud, taxistas y gremio del trasporte colectivo y docentes. Mientras tanto, en la isla que afortunadamente unió el Tunel de la Mancha con el continente, tantos años incomunicado, los problemas son de limpieza de los uniformes o quejarse que el dinero extra que los políticos han aportado esta legislatura no les ha llegado. Como para quedarse, a pesar de los planes de especialización que han sabido configurar...