jueves, enero 18, 2007

Para aprender para que no sirven los blogs corporativos


De acuerdo con esa web amiga, El Confidencial, ese web amigo de meter el dedo en el ojo, comenta que el hospital gallego de Cee, con casi 300 empleados, va por el camino de la amargura gracias a un foro abierto en internet desde el pasado octubre. Moraleja: No siempre se logra lo que se busca cuando uno apuesta por las tecnologias: es mas, la posibilidad del anonimato saca lo peor de la bestia reivindicativa que llevamos dentro. Recomiendo entrar y leer para nunca incurrir en el mismo error.

ACTUALIZACION: Supongo que a instancias de alguien que lee El Confidencial, se ha eliminado el otro blog y se ha creado este. A ver si hay suerte y prevalece el sentido comun, el menos comun de los sentidos (segun Oscar Wilde y muchos otros).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Eñl blog ha desaparecido.
No hay ningún mirror ???
Me gustaría que en mi hospital hubiera un foro anónimo para denunciar todo aquello que oculta la gerencia, el colegio de médicos y los sindicatos.

The man from Madagascar dijo...

Otro monstruo mediático blogosférico que conocí gracias a Ud. Dr. Llordachs, fue el Dr. Gandolfini, ese psicópata que estaba harto de ... todo. Le dejo el link para que vea en qué ha quedado y sobre todo para que haga propósito de seguimiento de las cosas que recomienda.

http://drgandolfi.wordpress.com

PD. A Madagascar llegó el rumor de que Gandolfi sufrió un brote.

Anónimo dijo...

El Dr.Gandolfi es una figura mítica de la blogosfera médica hispana.

Dr F dijo...

Amigo MofM, muy habil ligar el tema del post con el Gandolfismo. El blog citado es como un wiki antisistema, con todo el mundo anónimo. Está bien para liberar bilis, y eso puede que incluso sirva para no agredir verbal o fisicamente a nadie. Lo que no será en ningun caso es un elemento constructivo. Lo más curioso es la desaparición del autor. ¿Donde estará? Grande es la Fuerza en el Reverso Tenebroso...

Cocido con gofio dijo...

Probablemente desapareció el día que alguien le comentó que en internet se saben las ip de cada uno, y nada es tan anónimo como parece.