sábado, mayo 17, 2008

Estando gordo contribuyes al calentamiento global...

Tras la preceptiva revisión médica de esta semana que patrocina mi clínica a sus empleados, no puedo hacer otra cosa que felicitarme por mi IMC de 24,9... aunque mis 100 kg no ayuden demasiado a desmarcarme de la categoría de superpesados. A entender del artículo del Lancet, también debo estar consumiendo un 20% más de la energia que mis congéneres de especie con menos peso. Una vez más, el presunto efecto invernadero... Si sirve para reducir el sobrepeso de mucha gente, lo que mejorará su calidad (y cantidad) de vida, sin necesidad de convertirnos a todos en perroflautas, pues daremos por bien empleado el tiempo invertido en realizar el estudio.

3 comentarios:

Miércoles dijo...

No problemo: según científicos de la Universidad de Gales dar ajo a las vacas disminuye su producción de metano en un 50%, reduciendo el efecto invernadero. Extrapolando la experiencia bovina a humanos(que viene a ser tan científico como creer el artículo de marras), con comer ajo y tirar ese Lancet en la papelera de reciclaje, "carbono-neutros" otra vez.
http://news.bbc.co.uk/1/hi/wales/mid/6288012.stm

Anónimo dijo...

Fredi, y eso que el IMC no tiene en cuenta la extrema musculatura de tu cuerpo de atleta, lo que t hace puntuar más de lo que debieras...

Dr F dijo...

Es que el IMC no tiene en cuenta la constitución fisica (el compañero de la revisión es lo que dijo...). Por eso la tableta de chocolate que tengo perfectamente protegida por una capa de grasa no me luce. Mucha envidia...