domingo, febrero 20, 2005

¿Como debe ser un directivo sanitario?

La pregunta me la llevo haciendo (egoístamente) desde hace tiempo. El objetivo: ajustarme a ese perfil para hacerme valioso y por ello empleable. La teoría dice que los directivos sanitarios deben combinar dotes de gestión, conocimientos médicos y una buena relación con el poder.

En la práctica los gerentes de hospitales públicos sólo tienen en común un perfil homogéneo de carrera profesional vinculada al poder político, que hace que su vida media en el cargo sea unos 24 meses (según decían mis fuentes informales del master de ESADE de hace unos años, aunque creo que no hay muchos cambios de estilo desde entonces). Si bien en condiciones ideales los gerentes no deberían estar ligados a los avatares políticos, lamentablemente no es así.
De cualquier forma, opino que el gestor de un centro privado está también sometido a los avatares "políticos" de la empresa que le paga la nómina. La importancia de su inmersión en la cultura de la empresa y su implicación en la misma se valorará más que sus conocimientos especializados en contabilidad, gestión, recursos humanos, negociación, comunicación, etcétera.
Establecer un perfil formativo y profesional necesario e indispensable para acceder al nivel directivo de una clínica es quizá una carrera contra la realidad, puesto que no hay que olvidar que son cargos de confianza, debiendo tener los candidatos unos atributos de personalidad que vayan más allá de las habilidades técnicas (siempre mejorables) e incluso de actitudes, modificables por la experiencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena pregunta.

Como en otras áreas, sospecho que el ideal es que tenga una mezcla de ángel y demonio, no sé si como trenza o en capas.

Puede que la realidad exija que sea en capas: un demonio para llegar y un ángel para comportarse cuando haya llegado.

Seguramente debe tener unas orejas bien grandes y sintonizables a voluntad.

Curiosa pregunta, ciertamente ...